October 31, 2007
Volveré.
Siempre vuelvo.
Les echaré de menos, lo sé.
¿Me esperan y al regreso les cuento?


Siento desaparecer tan repentinamente; han sido días de mucho trabajo y compromisos y apenas he podido atender el blog. Espero volver renovada y con muchas historias que contar. Cuidaos, por favor. ¡Hasta pronto!
.

Labels:

 
posted by Tamaruca at 11:34 AM | 64 comments
October 28, 2007
Es curioso. A menudo me sorprendo de lo bien que me llevo con mi gato. Mi relación más estable en los últimos cuatro años. Un matrimonio bien avenido. No nos hacen falta palabras. Porque Capitán maulla. Él no habla. Y sin embargo lo entiendo. Lo conozco bien porque me fijo mucho en sus reacciones, sus juegos, sus rutinas. Me fijo en lo que hace, ya que no dice nada.

Y bueno, ya sé que no soy un gato pero, a lo mejor, si nunca digo nada, habrá que fijarse en lo que hago, ¿no? De acuerdo en que soy más compleja que un felino pero existen miles de detalles que, teniendo el suficiente interés o la capacidad para ver más allá de las propias narices, la dejan a una al descubierto.

En fin, a mí me parece que está clarísimo. Dar explicaciones acaba con mi paciencia así que, mejor voy a escuchar la canción que hace vibrar mis moléculas esta noche.


Labels: ,

 
posted by Tamaruca at 8:45 PM | 49 comments
October 26, 2007
El casco antiguo de las ciudades es un lugar mágico para perderse cuando determinados compases musicales se instalan cómodamente en tu cabeza con idea de pasar allí sus vacaciones -putas melodías deprimentes-. A veces, entre las ruinas romanas y las callejuelas empedradas, tiene uno la inmensa suerte de encontrar un río. Cruzas el Puente de Piedra y te quedas allí, justo en el medio, sintiendo con fuerza el viento frío en la cara y preguntándote si continuar luchando o tirar todo por la borda, siendo consciente de la nueva encrucijada; pero no eres capaz de responderte, porque ya estás harto de cagarla. Así que empiezas a calcular cuántos metros te separan del río y si la probabilidad de morir en el acto con la caída es del 100% o deja un alto y peligroso margen de error. Y cuando está una entretenida haciendo cábalas siempre tiene que venir alguien a interrumpir y comentar cosas tan obvias como "Al final van a jodernos el puentecico" y eso te cabrea. "Pues sí, caballero, pragmatismo vence a romanticismo, siempre. Lo útil desplaza lo bello" respondes molesta. (Es incómodo que te den conversación en determinados momentos, no la dejan a una suicidarse tranquila). "Qué pena" continúa diciendo en voz alta mientras se aleja cojeando ligeramente. "Qué pena y qué rabia" piensas mientras observas la bomba que desaloja el agua ininterrumpidamente y desvía el cauce del río. "Qué pena, qué rabia y qué mierda. Se me han quitado las ganas de morirme y todo ya"


Get this widget Track details eSnips Social DNA



Y se va una con la indecisión y la música a otra parte...
.

Labels:

 
posted by Tamaruca at 12:16 PM | 42 comments
October 23, 2007
Criogenizarse o, lo que viene a ser lo mismo, alcanzar en vida la Tº de ebullición del nitrógeno (77'36K = -195'79ºC), presenta grandes ventajas: nada te turba, nada te espanta, el rendimiento académico y profesional se maximiza, no existe el dolor, etc. Sin embargo, presenta algún que otro inconveniente. Anoche volví a ver la genial película CLOSER. Lo terrible fue que, tras escuchar la tierna, conmovedora y desgarrada canción que compone el tema principal de su banda sonora, sólo podía pensar en una cosa. Una duda se apoderó absolutamente de mi mente igual que el deseo se adueñó por completo de los protagonistas. I can't take my mind off you. Encontré el video en youtube y lo vi varias veces seguidas tratando de apartar aquello de mi pensamiento. I can't take my eyes off you. Imposible. Lo intentaré de nuevo...






Nada. Sigo con la duda. ¿Me pongo el pelo rosa o azul?
.

Labels: ,

 
posted by Tamaruca at 8:17 PM | 47 comments
October 22, 2007
Luego me tachan en la mafilia de carecer de sentido del humor, de tener un carácter endemoniado y de algunas cosas más pero, francamente, ni bajo tortura le encuentro la gracia a determinadas ocurrencias de las que he sido víctima.

Por favor, imaginen la siguiente situación: una tarde de domingo tranquila y apacible, me encontraba feliz y relajada tumbada en mi sofá enfrascada en el libro de Adrián Paenza titulado "Matemática, ¿estás ahí?" cuando, de pronto, sonó el timbre del interfono.

- ¿Quién es?
- ¡Tamaruca!
- Hola tato, ¿qué haces en Zaragoza?
- Abre que subo, te doy un beso y me piro.


Estoy acostumbrada a sus visitas exprés, él es como un torbellino. Mi tato sigue viviendo en el Pirineo y es todo un personaje. Dejé la puerta entreabierta y volví a mi lectura. A los pocos minutos escuché como subía refunfuñando y discutiendo con alguien. ¿Alguien más? ¿Alguien que se había encontrado en la escalera o alguien que venía con él? ¿Alguien que me iba a ver en pijama y con zapatillas de osos luminosos?


- ¡Hola caraculo! -exclamó entrando en el salón como una exhalación- ¿Dónde estás, enana? Mira, te presento a Simón. Hala, besaos y esas cosas -dijo mientras le propinaba un leve empujoncito a su acompañante, un grandullón con la cara colorada-. Joder, qué pintas, ¿no? ¿Qué coño te ha pasado en la cabeza? ¡Estás horrible!
- Me he alisado el pelo -respondí abochornada-.
- ¿Por qué? -continuó él con expresión de espanto- ¿Te vas a quedar así con esa cabeza chafada para siempre? ¿Y tus rizos? ¿Ya no se te pasa?
- ¡Claro que se pasa! -grité ignorando al pobre Simón- ¡Cuando se moja, se pasa!
- ¡Ah hostia, pues haber empezado por ahí! -y ni corto ni perezoso, cogió un barreño de agua de la cocina y...










Muy gracioso. Graciosísimo. Ja. Ja. Ja.

Labels:

 
posted by Tamaruca at 1:09 PM | 54 comments
October 19, 2007
La ley de las presiones parciales formulada por Dalton establece que la presión de una mezcla de gases que no reaccionan químicamente, es igual a la suma de las presiones parciales que ejercería cada uno de ellos si él solo ocupase todo el volumen de la mezcla, en condiciones de temperatura constante.

Es decir, cada gas ejerce alegremente su presión parcial con la conciencia muy tranquila creyendo egoistamente que es una magnitud pequeñita y sin tener en cuenta al resto de los fluidos con los que comparte el mismo espacio. Claro que, pocos se ponen en el lugar del recipiente, que se pasa la vida soportando la suma de todas las vibraciones moleculares de unos y otros, sin alterarse, sin variar siquiera su marca en la escala centígrada.

El problema surge cuando coinciden demasiados gases presionando un solo recipiente, no hay que obviar el riesgo de explosión. Tal vez la solución esté en las reacciones químicas, las espontáneas, las exotérmicas; esas en las que se desprende calor y se libera tensión. ¿O tal vez no? Está cientificamente demostrado que la espontaneidad aumenta la entropía o lo que viene a ser lo mismo, el desorden. Y al final, cuando uno alcanza el total y absoluto caos, ¿qué mas da si lo ha obtenido paso a paso o bien, en una única deflagración?


Feliz y caótico fin de semana.


Labels: ,

 
posted by Tamaruca at 12:19 PM | 36 comments
October 16, 2007
Llevo unos cuantos días escuchando desde el patio de la comunidad música de la que a mí me gusta. No sé clase de deidad melómana y bondadosa se ha apiadado de los vecinos erradicando el reaggeton pero se lo agradezco enormemente.

Al principio pensé que era una alucinación. Tiendo a obsesionarme con cosillas tipo "horror, todavía no he conseguido entradas para el concierto de Bruce Springsteen" (si algún alma caritativa me invita al concierto en Madrid, yo encantada). Luego pensé que sería más lógico que los temas del Boss vinieran del apartamento de Ana, con quien comparto algunas debilidades musicales. Pero no. No era ella.

Anoche por fin se desveló el misterio. Cuando volví a casa escuché revuelo en la escalera interior. La puerta del 2º izquierda estaba abierta de par en par. Roberto salió al rellano al oírme y me agarró del brazo.

- Por fin, rubia -dijo mientras estiraba de mí hacia su piso-. Qué tarde sales de currar, ¿no? Pasa, que sólo faltas tú.
- ¿Cómo? -me resistí- ¿Que entre en tu leonera? Gracias, pero no.
- ¡Pasa nena, pasa! -aulló la voz de la Sra. Pilar desde el salón- ¡Entra sin miedo que estamos todas!

¿Todas? ¿Qué demonios hacía la Sra. Pilar en casa de Roberto? Demasiado intrigante. Me asomé al salón de Roberto y allí estaba ella, muy sonriente, sentada junto a mi vecina Ana, muy seria. Había dos chicas más que me dieron dos besos cada una y se presentaron como las nuevas estudiantes de alquiler. Es decir, todas las mujeres de la escalera reunidas en el gran sofá de Roberto.

- Vale, ya estamos todos -continuó Roberto eufórico-. Necesitaba público. Esta semana me presento a otro casting así que sed muy duras conmigo, ¡jajaja!

Introdujo un DVD en el karaoke y comenzó su actuación.





Ante nuestros ojos, abiertos como platos, Roberto y sus ajustados vaqueros representaron "Dancing in the dark" sorprendentemente bien. Las nuevas seguían el ritmo con los pies, la Sra. Pilar daba palmas y de vez en cuando no reprimía algún que otro "¡Uh!" mientras que Ana, completamente estática, no apartaba la vista de la entrepierna de nuestro vecino.

Roberto quiere ser famoso. Se ha presentado a miles de selecciones para diversos musicales, a Operación Triunfo, a Lluvia de estrellas, incluso a Gran hermano. Se le podrían criticar muchas cosas pero tesón y constancia, no le faltan.

- Bueno qué, experta -exclamó dirigiéndose a mí con el cabello revuelto y las mejillas enrojecidas-, ¿qué tal lo he hecho? Se me da mejor que Bisbal, ¿verdad?

(...)


Este hombre va a destrozar mi retiro espiritual.
Si me canta Fire caigo. Esta vez caigo.

Labels: ,

 
posted by Tamaruca at 12:27 AM | 72 comments
October 14, 2007
Sonia la Roja es la divertida psicoterapeuta de treinta y tantos años creada por Ángela Vallvey en su novela "Todas las muñecas son carnívoras" para analizar a una serie de personajes, la mayoría en calidad de pacientes que se desahogan en su consulta.

Me río mucho con este libro. Me está gustando casi tanto como "Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos" escrito por Rodrigo Muñoz Avía.

Copio aquí un fragmento (resumido) de un capítulo que me hizo ayer estallar en carcajadas, a ver que opinan.



"Mi primer paciente del lunes -que recibo a las 8:30 de la mañana- es, como él mismo se denomina, un hombre sensible. Tiene treinta y siete años, y es arquitecto. [...]

Procuro no conmoverme, pero es difícil no hacerlo mientras contemplo a un hombretón de casi dos metros acurrucado en posición fetal sobre el skay gastado del diván, [...]. Es bastante guapo. No sé porqué tiene que llorar tanto.

- Mi madre siempre decía que los hombres no lloran -cierra los ojos y suspira entrecortadamente-. Yo no había llorado hasta que conocí a Estela. Siempre me había comportado como un hombre. [...]

Estela es su mujer. Está embaraza de cinco meses. Según me ha contado Joaquín, en los últimos tiempos el sexo brilla por su ausencia [...]. Quizás eso sea lo que está desquiciando a Joaquín, pero yo no puedo decírselo, tiene que averiguarlo él mismo. [...]

- Yo... -continúa con voz profunda pero temblorosa-, yo he hecho todo lo que he podido por ser el hombre que Estela quería que fuese. Por ser un hombre sensible. Antes de quedarse embarazada decidí que no era justo que ella tuviera la regla y yo no supiera lo que era esa maldita molestia. En cuanto ella empezaba con el síndrome premenstrual, me comía un melón, porque el melón me resulta indigesto y me duele el estómago si lo pruebo. Y luego me ponía una de sus compresas"




No sé si lanzar un reto a todos los hombres sensibles de la blogosfera para que hagan la prueba también y nos relaten sus experiencias en primera persona o mejor fingir que no he leído nada y borrar esta extraña imagen de mi memoria. No sé. Todavía no me he decidido. ¿Me ayudan?
.

Labels:

 
posted by Tamaruca at 9:30 PM | 67 comments
October 11, 2007
Te sientes tan fuerte que piensas que nadie te puede tocar. Déjame, que yo no tengo la culpa de verte caer. No sé distinguir lo complicado de lo simple, no sé distinguir entre besos y raíces. Entre dos tierras estás y no dejas aire que respirar. Avalancha. Noche de leyenda.

Me encantaría ser capaz de escribir (incluso de pensar) algo coherente hoy pero sigo aturdida, invadida por esa absurda felicidad irreal. No hemos salvado el mundo pero atesoramos este recuerdo para siempre. Y siempre es la misma función, el mismo espectador. O no. Cúrame esta herida, por favor. Fuegos artificiales, saltos, llamaradas, cuarenta mil personas vibrando a la vez, adrenalina, chispas luminosas cubriendo el estadio de La Romareda. La chispa adecuada.

Gracias por volver.



Get this widget Track details eSnips Social DNA

Labels:

 
posted by Tamaruca at 9:40 AM | 63 comments
October 7, 2007
Por vez primera en toda su vida de monarca, había tenido que tomar una decisión. Allí, tras la batalla en aquel extraño castillo, deliberando sobre la fría piedra en la que se encontraba, rodeado de cadáveres. Recordó a duras penas cómo había sido acorralado, cómo le indicaron dónde debía esconderse si las cosas se ponían feas. Siguió las instrucciones de sus esbirros, esos estúpidos que se habían dejado matar sin indicarle qué debía hacer después, hacia dónde debía dirigirse cuando saliera de su escondite. Imbéciles. Si no estuvieran muertos debería atravesarlos él mismo con su espada.

Por vez primera en toda su vida de monarca, había tenido que tomar una decisión. Y eso le puso de mal humor. ¿Y si se equivocaba? Ahora no eran las vidas de otros las que corrían peligro, ahora estaba en juego la suya propia. Qué terrible angustia, que horrible responsabilidad.

Por vez primera en toda su vida de monarca, había tenido que tomar una decisión. Subir las escaleras hacia el exterior de la muralla no le pareció una opción inteligente; podría quedar alguien vivo por allí, enemigos con toda seguridad, lo reconocerían y lo secuestrarían. No. Mejor seguiría escondido en el castillo y rezaría unas cuantas salves rogando a Dios que alguno de sus guardianes volviera a buscarle. Aterrado, decidió bajar despacio la escalera de caracol hacia lo más oscuro de las mazmorras. Poco a poco. Sí. Sin hacer ruido. Al parecer había acertado. Todo estaba muy trasquilo allí. Tal vez fuera un buen Rey a pesar de todo: estaba logrando mantenerse con vida incluso sin guardia real. Ja. Esbirros. ¿Quién los necesita? Descendió en silencio hasta el final de la húmeda escalinata de piedra.







Sin embargo, cuando todo parecía estar saliendo bien, cuando empezaba a serenarse, apareció aquella silueta misteriosa. Se trataba de una hermosa sombra de mujer, inmóvil, armónica, preciosa. Y aquella imagen lo desbordó. La sutileza de sus formas fue demasiado para él.



¿Quién sería ella? ¿Debería seguir adelante, correr el riesgo y acercarse a hablar con esa joven? ¿O tal vez lo mejor sería volver atrás, sentarse de nuevo en la encrucijada y repasar las opciones?





Labels:

 
posted by Tamaruca at 11:07 AM | 57 comments
October 5, 2007
Viene a decirnos el escocés Justin Currie con este tema, que se acabó, que ya está harto, que ha tenido más de un millón de días malos y que "no le pueden culpar por esperar bebido y cantando a que los nubarrones pasen, por dejar que caiga la lluvia caiga sobre cualquier otro lechón"

No sé hasta qué punto su filosofía es acertada o no. Algunos huimos unas veces de las nubes negras; otras, sencillamente, dejamos que nos empapen, resignados o disfrutando de ello. Y se me ocurren bastantes más formas de relacionarse con el mal tiempo.

Quién sabe. A menudo, el abanico de opciones para elegir es bastante más amplio de lo que parece a primera vista. En cualquier caso, el sonido de esta canción me tiene encandilada. Que la disfruten. Buen fin de semana a tod@s.



Labels:

 
posted by Tamaruca at 11:27 AM | 38 comments
October 3, 2007
Desde mi llegada al nº 13 de Lucky Street y, a pesar de que en la última reunión de comunidad parecíamos congeniar, a mi vecino Roberto y a mí nos une una profunda y sincera enemistad, animadversión mutua que ha perdurado y se ha afianzado a lo largo de los últimos años hasta convertirse en un sentimiento entrañable y familiar.

Roberto vive en el 2º izquierda de la escalera interior, justo debajo de mi piso. Me ha deleitado con fiestas entre semana donde el reaguetón estaba tan alto que tintineaban las copas en la alacena del salón, ha pegado en mi puerta notas con proposiciones indecentes ayudándose de un chicle masticado, incluso ha robado ropa interior de mi tendedor. Los retrasos en sus pagos de comunidad provocaban rifirrafes continuos el tiempo que me tocó ser presidenta. Por mi parte, no estoy exenta de culpa. Contraatacar con heavy a la hora de la siesta, caminar días enteros con tacones por el piso, pasar la aspiradora el domingo a las 8:00 de la mañana o sacudir la mopa sobre su ropa tendida, son sólo algunos ejemplos de mis muestras de hostilidad.


Ayer me abordó mientras recogía la correspondencia de mi buzón. Parecía nervioso. ¿O debería decir excitado?

- Rubia, contigo quería yo hablar.
- Ostras, qué susto. ¿De dónde has salido?
- Me tienes que dejar una peli, está a punto de venir una tía que me mola. Es una tía así como tú, que va de rollo intelectual.
- Yo no voy de ningún rollo. Ponle una tuya. O cántale.
- Joder rubia, no seas tan borde. Déjame una peli, que las mías no le molarán, son todas violentas o...
- Porno.


Comencé a subir las escaleras mientras fingía que lo ignoraba y que me interesaban las cartas que escriben los bancos. Él me siguió hasta la puerta tratando de convencerme.

- Anda déjame una tuya... Que está a punto de llegar... Una ñoña, una que le haga llorar... O un clásico, me conformo con un clásico. Te la cambio por una porno. Anda, venga...
- Que no. No seas pesado, si tanto te gusta, invítala al cine.
- ¡Ahá! ¡Ya sé lo que te pasa! ¡Estás celosa!
- Pffss... Anda pasa y elige alguna...


Roberto se acercó al mueble de la televisión, se agachó junto a la colección de DVD y empezó a leer títulos en alto. Cuando alguno le llamaba la atención se interesaba por mi opinión.

- Estas son mis favoritas pero ¿qué mas da? Le tienen que gustar a ella, no a mí. Tú la conoces y sabes cuales son sus preferencias, ¿no?
- No -respondió tajante-. En realidad sólo me la quiero tirar.
- Pffss... Espero que seas sincero al menos...
- Siempre lo soy -afirmó con rotundidad mientras escogía algunas de entre las que señalé-. Me llevo éstas, ¿vale?
- Vale...

- ¿Qué miras?
- Nada...

- Aún estás a tiempo, rubia. Si quieres me quedo contigo y paso de la intelectual.
- Pffss.... Fuera. A tu casa. Que ustedes forniquen bien.
- En el fondo te gusto, lo sé. Pero tía, es imposible cazarte entre novio y novio. Ya estás con otro, ¿no?
- ¡Fuera!



Labels:

 
posted by Tamaruca at 11:35 AM | 87 comments