January 27, 2007
.
Cuenta la leyenda que en el parque infantil de Lonely Village había un balancín que estaba maldito. En el momento en que alguien trataba de subir en él, aparecía el espectro de un niño del tamaño de un gigante. A lo largo de los años, los atrevidos o los ignorantes que osaban jugar en el columpio maldito, eran primero paralizados por la mirada hipnótica del gigante y luego catapultados a la nada, consecuencia de una fuerza sobrehumana.


Cierto día, una niña lo encontró por casualidad. "No te acerques, nunca jamás" le previnieron sus amigos."¿Por qué?" preguntó ella muerta de curiosidad. "El espectro te enviará lejos" respondieron. "¿Dónde?" insistía ella. "Desaparecerás, nadie vuelve de allí" gritaban inquietos tratando de persuadirla. "A mi no me echará" repuso obstinada la niña "seguro que a mi me deja jugar"

Irresistiblemente atraída, se acercó al balancín haciendo caso omiso de lo que todos le decían. La curiosidad de la pequeña era mucho mayor que sus temores. Quería saber porqué aquel niño fantasma no jugaba, porqué no dejaba que nadie se acercase.

- ¿Hola? -saludó con descaro una vez se hubo acomodado en la sillita de un extremo- ¿Niño gigante, estás ahí?
- Fuera de mi balancín -resonó mientras aparecía su fantasmagórica imagen.
- ¿Por qué? -espetó con aire chulesco- Tú no me mandas.
- Es mio -trataba de asustarla con su tétrico cariz- ¡Fuera!
- ¿Por qué no quieres jugar conmigo?
- Porque no -visiblemente incómodo- te haría daño.


Pero ella no se marchó. Ignorando las amenazas empezó a contarle sus anécdotas y aventuras a la vez que lo interrogaba sutilemente. Las preguntas rebotaban en el niño transformándose en eco. Sin embargo las palabras dulces de ella lograban hacerle sonreír.

De un modo extrañamente mágico empezaron a jugar sin querer hasta que, súbitamente, el engranaje del mecanismo chirrió.

(...)

La niña se dio cuenta entonces de que, cada vez que lograba una sonrisa, ascendía el extremo del balancín donde estaba el gigante mientras que su sillita estaba progresivamente más y más abajo...

Y se asustó.

Y comprendió en ese instante que jugar con el espectro en una balanza maldita podría hacerle mucho daño.

(...)

.

Hay un final escrito donde ella pega un salto y huye provocando la caída del niño gigante. Es un final que no me gusta. Un final que me huele a cobardía.

.

¿Me ayudáis a buscarle otro?

.

Este cuento va por Josmachine, quien me informó de la existencia de la balanza cruel

y para z40, porque seguro que me enseña a manejarla ;)

.

Labels:

 
posted by Tamaruca at 8:02 PM |


33 Comments:


At 10:06 AM, Blogger carmncitta

ummm, la verdad es que ese final no me gusta, la niña se va después de conseguir que el niño gigante juegue con ella? nono

Ya que han estado hablando un ratito, la niña le podría decir que no puede seguir jugando con él en el balancín por que su silla se hunde...y le propondría al gigante irse a otro columpio no maldito para seguir con el juego xDDD


Jajajaja, es lo único que se me ocurre a estas horas con la cabeza llena de farmacología xDD :P

saludos!

 

At 10:33 AM, Blogger marta marmota

Pero cómo se va a ir después de haber jugado?

Jope, pero no se me ocurre nada mejor...

 

At 10:38 AM, Blogger carmncitta

por supuesto, que iré, yo tmb soy fan fan de heroes, :D. Cuando leí la noticia en el heraldo casi me da un patatús, jajaja, pero no sé, el otro día encontré esto
http://www.bunburyclub.com/index.php?option=com_content&task=view&id=537&Itemid=2

no sé poner la dirección de otra forma, y decía bunbury que dírían si si o si no antes de febrero, arghhhhh, yo espero que se junten y quiten la espinita a los fans...(y por supuesto enterarme de cuando se ponen a la venta las entradas xD)

bezzozz

 

At 11:16 AM, Blogger carmncitta

valeee, estamos en contacto jajaja :D

Te enlazo así te tengo localizá :P

 

At 11:24 AM, Blogger El Responsable

Pues lo más lógico es que aparezca Iker Jiménez para hacer un reportaje al respecto. Seguro que el gigante acaba huyendo despavorido.

 

At 11:35 AM, Anonymous mordandis

Daño a quién?? a la niña? o al niño gigante?

Igual el acto de huir de la niña es la salvación para el espectro... liberarle de su eterna atadura a un balancín...

1beso

 

At 12:25 PM, Anonymous Kiko

Los amigos de la niña le dan una paliza al gigante por gilipollas de no saber jugar.

 

At 1:36 PM, Blogger Afrodita

Pues creo q es un buen final, porque así, libera al balancín del niño gigante... Al pegar el salto, se cae el niño, y ya deja de estar maldito el balancín... , no??
Besotes

 

At 1:40 PM, Anonymous grampus

Al darse cuenta de lo que sucedía, la niña tuvo una idea. Empezó a contarle su vida al fantasma. Todo. Las cosas buenas y las cosas malas que le habían sucedido. Las buenas hacían sonreír al fantasma y su silla ascendía, más liviana. Pero las malas volvían a hecer que el espectro ganara peso y su silla descendía de nuevo.

Y así jugaron como se juega en los balancines, subiendo y bajando las sillas alternativamente al compás de lo que relataba la niña. Su vida.

 

At 2:04 PM, Blogger chapete

La niña saco su movil de penultima generacion y mando un sms a sus amiguitos "venid a jugar al balancin fantasma.pasalo"

Y asi consiguio reunir a todos su colegas,que se montaron en el balancin, y jugaron sin parar con el niño gigante, que antes de irse les dio super-poderes a todos...nunca mas suspenderian matematicas,y mucho menos fisica,ahora que comprendian las leyes de la balanza...

THE END

 

At 2:27 PM, Anonymous Fanny

La niña salió corriendo y fue a buscar a su preciosa amiga. Juntas observaron al espectro en el suelo y vieron que no era ni tan grande ni tan malo, les dio pena y... ¿le dio pena o risa?

 

At 2:28 PM, Blogger Cendra

This comment has been removed by the author.

 

At 2:29 PM, Blogger Cendra

¡Qué miedo! Nunca había oído hablar de esta balanza... ¡Y qué valiente la niña!

Supongo que lograr que la niña se salvase a sí misma y al gigante (porque para mi está claro que él no es malo), aunque ninguno de los dos sobreviviese, sería un buen final. Al menos no quedarían condenados a atrapar niños en ese balancín...

 

At 2:39 PM, Anonymous Fran

Tam, no te enfades conmigo, pero...............
¡No puedo con la niña!!!
Me parece una cursi y una repelentilla de cuidado que va de Teresa de Calcuta paranormal a reconfortar almas de niños macrosómicos. Seguro que el niño fantasma gigante estaba de lo más tranquilo en su balancín, fuera de los follones que se montan en lugares más de fantasma tipo cementerios y abadías, hasta que llegó la niña. Si llevaba tanto tiempo librándose de gente, seguro que es porque le apetece estar solo. Así que, mi final sería:

Y el niño gigante fantasma miraba a la niña sentada al otro lado del balancín y pensaba: "Masa de unos treinta kilos, si le imprimo una aceleración de unos 20 metros por segundo y atraviesa el vórtice dimensional a uno 70 metros/segundo, aterrizará en....". Y sonreía a la niña!

(Qué maligno me pillas hoy, Tam)

 

At 2:53 PM, Blogger Tamaruca

Fran, sospecho que es por eso que la niña se ha escapado del balancín a toda leche.

Fanny, sentirían pena si fuesen buenas y se reirían si fuesen malas. ¿Cómo son?

De momento el final ideal es el que me propone Carmncita aunque es más creíble y posible el de Grampus...

Bueno, yo sigo atenta a las propuestas.

¡¡Muackis!!

 

At 3:46 PM, Anonymous Fanny

At 4:37 PM, Blogger Sarcasmocracia

....y entonces, la niña observó como el niño gigante se hacía cada vez más y más pequeño hasta volver a su tamaño original. Justo en ese instante le dijo:

-Gracias, niña gigante. Soy libre al fin.

- ¡¡¡FUERA DE MI BALANCÍN!!! - gritó la niña, al tiempo que catapultaba al niño al hiperespacio

Desde ese día, el balancín del parque infatil de Lonely Village tiene nueva dueña, y así será hasta que algún otro niño curioso ocupe su lugar.

 

At 4:40 PM, Anonymous Josmachine

La niña asustada mirando al niño sonriente en lo alto del balancín tuvo una idea.

¿Qué te parece...? -empezó la niña, a lo que el niño gigante, ante una pregunta, comenzó a bajar despacio y a perder la sonrisa- ¿Qué te parece si cambiamos de lado?

Ante la estupefacción de los dos el balancín se quedó equilibrado. Muy despacio, cada uno de ellos se fue acercando al otro por el puente que formaba el columpio y una vez en el centro tuvieron que abrazarse y girar sobre sí mismos para cambiar de posición. Antes de que el niño se separase de la niña, ésta apretó el abrazo contra su barriga y le miró a los ojos con una sonrisa que se le contagió al gigante. Ahora no parecía tan grande ni ella tan pequeña. Andando hacia atrás y sin dejar de mirarse a los ojos cada uno fue ocupando el lugar del otro.

Ahora estaban casi como al principio pero lo que veían era muy diferente. Estaba claro que la naturaleza de un columpio era subir y bajar pero era decisión de ellos si el movimiento les divertía o no.

Muchos besos, Tam y gracias.

 

At 4:40 PM, Blogger Niña

yo creo que despues de ser la única niña que se atreve a plantarle cara al fantasma, no es un buen final que acabe huyendo de él. Lo mejor es que siga hablando con él y descubra porque está ahí el fantasma, quizá de esa manera le ayude a liberarse y éste deje que los demás niños jueguen con el balancín.

Una vez que nos hemos atrevido a plantar cara a aquello que nos asusta debemos seguir adelante con las consecuencias, así conseguiremos vencer al miedo y a nuestros temores. Si acabamos huyendo los miedos seguirán estando ahí y todo lo que habremos hecho hasta entonces no nos servirá de nada.

No?.

Besos.

 

At 5:27 PM, Anonymous Trampoline

yo creía que tendría un final feliz...ilusa de mí.
el final escrito más que a cobardía me suena autoprotección. para hacer feliz al niño gigante, la niña tiene que hundirse? no... creo que eso nos ha pasado a todos alguna vez, y no. el balancín tiene que estar equilibrado, los dos arriba y abajo.
*sigh*

un abrazote!!

 

At 5:30 PM, Anonymous Anonymous

Hola, nenah!
Soy un admirador secreto, sabesh, pero quería decirte, nenah, que he leído por ahí que dices que eres insoportable y que mereces la catapulta!
Te juro por mis camisas unibotónicas y por el aceite que me restriego por el pecho depilado, nenah, que tu de insoportable no tienes nadah.
Te dedicaré mi próximo éxito, "Bailando con mallash".
Un abrazo de un adMirAdor Misteriosoh :D

 

At 6:06 PM, Blogger Tamaruca

Gracias a tod@s

Trampoline me gustan los finales abiertos.

Anónimo MAM, pero per... xDDDDD

Niña y Marmota coincidís conmigo :)

Sarcasmo ¡bienvenido! Qué final más original, me ha encantado ;D

Jos lo intentaré, no lo dudes.

¡Besicos!

 

At 7:43 PM, Anonymous Alberto

Es la historia de un cuerpo de niño encerrado en una vida de adulto, repleta de responsabilidades y de problemas. Un desgraciado suceso convirtió a un chiquillo en un maduro precoz habitando un espacio aniñado. Un terrible accidente le abandonó a su suerte en el mundo, transformando a un mocoso en un pequeño hombre.
Cada tarde tras sus clases abandonaba durante unas horas el orfanato para ir a jugar al balancín del parque donde tan buenos ratos había pasado en compañía de su familia. Pero el sitio de su recreo ahora estaba poblado por extrañas criaturas, espectros gaseosos de tamaño infantil, que ocupaban el otro lado del columpio sin siquiera inclinar la balanza, puesto que no eran mas que entes etéreos; eran los fantasmas de los niños que en otras ocasiones habían jugado con el.
Aquellos chicos espirituales nunca conseguían hacer contrapeso; y elevados al otro lado del travesaño solían salir volando hacia la nada. Pero un buen día una niña ocupó su asiento en el columpio y bromeó con el muchacho entre susurros; en aquel momento la sonrisa le devolvió a su edad, había vuelto a jugar como un niño, y con cada carcajada fue olvidando la madurez impuesta y con el regreso a su edad fue mermando su desproporcionado peso de adulto, y la niña logró elevarle el otro lado del balancín.
Una gran tristeza asoló a los jóvenes al cruzarse las miradas; ella adivinó la desgracia de su nuevo amigo dibujada en su rostro, mientras el entendió todo lo que había estado pasando: Los fantasmas no eran el resto de los seres que deambulaban por el parque, ni las sombras que moraban los rincones del orfanato; era todo parte de un sueño, el profundo letargo que vivía postrado en su cama del hospital, luchando por sobrevivir. Intentando olvidar la trágica muerte de los suyos, volando con su columpio, aferrandose al balancín.
La niña se asustó, pensó en pegar un salto y huir a pesar de provocar la caída de su amigo; pero no quiso dejar solo a su compañero gigante y continuó inmersa en aquella ilusión. Esperando que algún día aquella sonrisa abandonara su lecho clínico y pudieran oscilar juntos entre nubes de algodón y carcajadas…

 

At 7:47 PM, Blogger Tamaruca

:O

Muchísimas gracias Alberto, me ha emocionado...

 

At 2:08 AM, Blogger Dark Santi

Si, me suena a cobardía, después de haber querido jugar con él a su juego, no es justo que lo abandone... simplemente concuerdo con el final de Grampus, porque en el fondo soy un romanticón.

You've tried so hard, and got so far... and in the end, it doesn't even matter...it really doesn't even matter???

 

At 9:59 AM, Anonymous joq

Bueno, si esa niña encontrara el equilibrio en el balancin, lo mismo dejaba de ser maldito, y ganaba con ello un nuevo compañero de juegos. Pero si no encuentra ese equilibrio, lo mejor es que se vaya porque si no, podria entrar ella también en la maldicion, y quedar atrapada para siempre. Un beso.

 

At 12:57 PM, Anonymous Anonymous

El mejor final es el que has escrito. La niña escapa y el espectro se da la hostia. Ese espectro necesita muchas hostias. Si quiere seguir jugando, que te persiga.

Te esperamos el próximo finde, no vale decir que no ;)

Sandry.

 

At 1:03 PM, Blogger NoSurrender

Es una historia muy inquietante, tamaruca. Lo que pasa es que yo pongo el punto de vista en el espectro, con quien me identifico más.

Así que para mí quizás todo tenga otro sentido, más cerca del Frankenstein de Shelley (eso sí, yo soy más guapo que Frankenstein en determinado medio perfil)

 

At 1:19 PM, Anonymous Efrén

Hola guapetona!

Los juegos muchas veces son peligrosos, y si te arriesgas a participar en ellos... luego hay que saber asumir las consecuencias.

Besucos desde el balancín.

 

At 2:53 PM, Blogger Dark Santi

¿A nada, a nada?

Juraría que no has visto mis sesiones de fotos...

 

At 10:30 PM, Blogger Dude

Jo y encima la foto esta toa chulaca.

Salu2

 

At 10:28 AM, Blogger Tamaruca

Ashias Dude ;)

No Surrender, ¿en qué que piensa el espectro cuando ve que la niña se escapa? ¿Por qué no la persigue?

Ô.Ô

 

At 8:28 AM, Anonymous K010T

Pues yo me temo que aqui hay parte de la historia sin contar. A mi me parece que el gigante nunca supo valorar como es debido, la sensación de que alguien le hiciera despegar del suelo. Creo además, que tenía la insana tendencia a disfrutar dejando "colgada" del aire a la niña, más de lo que ella deseaba. Que era, o pretendía ser él, quien en todo momento decidía quien subía y quien bajaba, sabiendose con total poder para hacerlo a su antojo.

No me extraña pues, que la niña terminara huyendo. Los juegos son para compartirlos. Siempre ha sido así, y siempre debe de ser así. Pero hay niños, que siempre desean ser ellos los policias, o jugar de portero y terminan quedandose solos.

Muchos besotes Tam. Me ha encantado.